Inutilidad de la ciencia

Quisiera que los poemas
tuvieran la divinidad
de alcanzarte en el cielo.
Así llegaría mi aliento a tu oído
y con un susurro paciente,
de frases entre cortadas,
podría desvanecer mi voz
hasta que las palabras
se volviesen poesía.

Quisiera que los silencios
cruzarán los confines de la muerte,
con la esperanza
de que mis plegarias
te acompañen sigilosas
en los rincones de la noche,
al momento de izar tu alas
en la faz del demiurgo
y despiadado éter.

(10 del diciembre del 2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s