Mientras vuelves

Llueve, apenas llueve, insondablemente llueve.
En la brisa suave de las gotas transparentes
se me han desbordado las palabras hacia la noche.
Mientras la tormenta que entre nostalgias se disuelve
se me ha mojado el tiempo de tanto pensar,
mientras un raudal de tristeza la pupila envuelve,
mientras espero, mientras vuelve.

Hiere, allende hiere, cándidamente hiere.
Mientras se me empapa la mirada de tan breve,
me ha inundado el recuerdo de tanto llover,
así la clepsidra puede tiritar –lo sé– la hora leve,
mientras un rumor de luna también se subleve,
mientras absolutamente he perdido a quien mirar,
mientras la contrariedad del silencio me consuele.

Duele, ahora duele, abatidamente duele.
Mientras el caudaloso vendaval se disperse
se ha precipitado el cielo de tanto granizar,
se me ha derrumbado el mundo de tanto suspirar.
Mientras el diluvio huracanado me conmueve,
me ha inundado el recuerdo de tanto llover,
se me ha mojado el tiempo de tanto llorar.
Mientras tanto… Mientras fríamente llueve.

(29 de Septiembre del 2004)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s