Fruición

Ahora cuando la luna
agrieta el rastro de tu sueño,
mi brío de anhelo feroz
te acecha en las sombras
salvajes del poema.

Sedientos de tu néctar
mis colmillos de afilada mirada
muerden la anarquía de tu seno,
rasgan el agua de tu clímax,
beben la rabia de tu orgasmo.

Desesperados aullidos del deseo
reclaman con más fuerza tu cuerpo
y tu silencio estremecido
se apiada de mi tensa erección,
y grita con ahínco la eternidad en tu vulva
hasta bramar aun los espasmos de la noche.

Estruendosamente
eyaculamos nuestra alma
inundando los ecos del Falopio,
y desfallecemos por un segundo
para abrazarnos despacio
en un último y febril aliento,
rindiéndonos a la agonía de amar,
musitando saciados versos entre labios.

(4 de Agosto del 2016)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s