Litigio

Tenía todas las respuestas
y tú no sabías qué preguntar.

Ahora quieres interrogarme,
pero ya no sé por qué responder.

Entre tú y yo
no hay ningún secreto
que el deseo pueda develar.

Entre nosotros
no hay ningún misterio
al que podamos llamar amor.

¿Qué enigma puedo cuestionar?

Una lágrima centinela

imbatible

no sabe dudar.

(29 de Marzo del 2002)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s