Para una bibliografía del olvido

Aprendo a borrarte de los libros…
Es lento el proceso
porque leer
es reescribir las palabras,
recodificar los significados,
reeditar los diccionarios;
es girar la página para que el ojo
descanse de las hipótesis del pasado;
es demostrar arbitrariedades diezmadas.

Aprendo a dejarte ir en la lectura
cuyo estudio del olvido
sosiega la intensidad de los recuerdos,
y lo conocido aprende
la ciencia de desconocer,
la praxis teórica de ignorar.
Es renunciar a los registros secretos
de clasificadas entrelíneas,
es hacer que lo amado se vuelva un extraño
al que nunca tendrás que saludar.

Aprendo a desvanecerte de los lenguajes
para traducirte en silencios
aún más desgarradores que los poemas,
aún más dolorosos que el fuego,
aún más errantes que la noche
en cláusulas de soledad,
en bibliografías de extravío.

Aprendo a despedirme de ti
en todos los textos que se hayan escrito.

(26 de agosto del 2016)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s