Los Rastros Elíseos

No nos dimos cuenta
cuando a tus pies
farfulleron los geoglifos.

Caminabas entre insomnios
vagando entre caligrafías,
desafiando senderos
una vez encantados…

Así el paraíso llegará contigo.

Tú lo arrastrarás con tus pies
por muchas millas
de primoroso desierto
atado a trece minutos
excitados de noche
de deseos inenarrables
y miradas en estado salvaje,
de arrebatos sedientos de luna.

Así el cielo rogará piedad
sobre tus huellas celestes,
implorará para ser tocado por ti
con tus plácidas manos
de sensibilidad inusitada,
y tu andar tranquilo
enternecido de vivir.

Ahí me quedaré junto a ti
como por primera vez amado
por tu suave tacto
de pétalos de mujer,
por tu aroma de narcisas
recién templadas,
por tus brazos ahora
extendidos de libertad.

Así te reclamaré con mis dedos heridos,
educados para rasguñar en piedra,
dedicados a raspar metáforas,
mancillados de civilización,
para avanzar poco a poco
acariciando tu delicada cintura,
inspirado por recónditas palabras,
enardecido de caricias musitadas,
y ascender célula a célula en tu cuerpo
estirando encendidas corazonadas,
hurtando para mis inexpertas desidias
los plácidos vientres de tu tiempo.

No nos dimos cuenta
de que ya nada nos faltaba.

(7 de Septiembre de 2017)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s