El anacoreta

¿A dónde irán mis silencios si llego a morir?
¿Quién velará por mis murmullos
cuando la humanidad desaparezca
y no haya miradas insidiosas, o seres sensibles,
sino ventisca de frío invernal y gélida sombra?

¿Dónde reposarán páginas y anotaciones
una vez melancólicas de aliento?
¿En qué alma torturada, traumada memoria,
piedra grabada, o respaldo corrompido
pervivirán imágenes y metáforas
rasgadas en las horas fútiles para el futuro?

¿Qué pirata traficará estos despojos,
estas tardes ebrias de culpa,
estos ocasos indecisos,
estas palabras agrietadas
estas arterias obstruidas,
estos huesos destrozados?

¿En qué noches habitarán estos insomnios
turbios de crónica desesperanza?
¿En qué voces hará mella este dominio?
¿En qué heridas seguiremos siendo sangre
derramada por algún crimen de Estado?

¿Para qué ojos tendrá próxima refutación
esta percepción equivocada?
¿De qué será ínclita experiencia
este fastidioso derrotero?

¿En qué irrisorio mecanismo inhumano
seremos por última vez tiempo?
¿En quién serán estos circulares desvaríos
ominoso argumento, o arrebato de poema?

22 de diciembre del 2017


En la cabecera del texto, «Anacoreta» agua fuerte de Mariano Fortuny

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s